Fuente: UNSCEAR 2008

¿QUÉ ES EL RADÓN?

El radón es un gas de origen natural que no tiene olor, color o sabor. Se produce por la desintegración radiactiva del uranio presente en rocas y suelos de forma natural y se difunde en el aire, donde se transforma emitiendo radiación. 

La cantidad de radón que se produce en el subsuelo depende de su geología. Son tres los isotopos presentes en las rocas en cuyas cadenas de desintegración está presente el radón, siendo los dos primeros los más abundantes en la naturaleza:

  • El uranio 238 (U238) en la que se forma radio (Ra226) que se transforma en radón 222 (Rn222)
  • El uranio 235 (U235) que da origen al radio 223 (Ra223) que a su vez se desintegra en radón 219 (Rn219);
  • El torio (Th232) que produce radio 224 que pasa a radón 220 (Rn220)

El radón asciende a la superficie y penetra en edificaciones circulando a través de grietas y poros. Al aire libre, el gas se dispersa rápidamente, por lo que su concentración es muy baja. En cambio, en lugares cerrados o mal ventilados tiende a acumularse pudiendo originar un riesgo importante para la salud.

En algunos casos el radón puede disolverse en el agua subterránea y pasar al aire cuando esta agua sale al exterior.

El tiempo de vida media del Rn222 es de 3,8 días, al decaer produce radiación de tipo alpha, con bajo poder de penetración pero un gran poder ionizante y energético.

¿QUÉ EFECTOS TIENE SOBRE LA SALUD?

 

La inhalación y deposición del radón y sus descendientes en las vías respiratorias emite radiación alfa que puede producir daños en el ADN y generar cáncer de pulmón.

El radón residencial fue declarado carcinógeno humano por la Agencia de Protección Ambiental de USA en 1987 y por la IARC en 1988.

De acuerdo a la OMS, el radón es la segunda causa de cáncer de pulmón después del tabaquismo, siendo responsable de entre el 3% y el 14% de las muertes por cáncer de pulmón. El riesgo de cáncer se incrementa de forma lineal con el aumento de la concentración de radón en el ambiente, también en fumadores.

Varios estudios también relacionan la presencia de altos niveles de radón en los hogares con un mayor riesgo de leucemia y melanoma.

La OMS recomienda un nivel de referencia de 100 Bq/m3 para minimizar los riesgos para la salud de la exposición al radón. No se conoce una concentración umbral por debajo de la cual la exposición al radón no suponga un riesgo.  

Nos ofrecemos a dar charlas en tu empresa o centro de trabajo sobre el radón